martes, 23 de agosto de 2016

EROS





















¡Alabado sea el joven Eros que se coge a todas las chicas!
Sólo los dioses aman con tanta generosidad
compartiendo su felicidad con todos
¡Alabado sea Eros! Aquel que ama tan sólo la belleza
y la encuentra en todas partes
Eros te he conocido, y a tus diosas pasajeras
envueltas en un halo de amorlujuria tan real como una flor cualquiera
que florece un día y se pierde luego con el viento
he visto cómo centelleaban tus ojos de placer
cuando admirabas la belleza de la dulce Psique con tu lengua enamorada
para verlos brillar con la misma profunda dicha
mientras otras mujeres tiernas yacían entre tus manos
¡Alabado sea Eros! Aquel que es incapaz de acumular amor
pero lo gasta como el agua en un tamiz dorado
compartiendo su propia gracia lasciva
con todos aquellos que le permiten la entrada
infieles como flores, veleidosos como la mariposa que soporta el viento
¡Alabado sea Eros, hijo de los dioses!
aquel que ama tan sólo la belleza          y la encuentra
en todas partes.




Lenore Kandel (E.E.U.U., Nueva York, 1932; San Francisco, 2009) 



(Traducción: Anna-Lisa Marí Pegrum)


EROS/POEM

Praise be to young Eros who fucks all the girls!
Only the gods love with such generosity
sharing beatitude with all
Praise be to Eros! who loves only beauty
and finds it everywhere
Eros I have met you and your passing goddesses
wrapped in a haze of lovelust as true as any flower
that blooms its day and then is lost across the wind
I have seen your eyes lambent with delight
as you praised sweet Psyche's beauty with your loving tongue
and then have seen them sparkle with that same deep joy
as other tender ladies lay between your hands
Praise be to Eros! who can hoard no love
but spends it free as water in a golden sieve
sharing his own soft wanton grace
with all who let his presence enter in
faithless as flowers, fickle as the wind-borne butterfly
Praise be to Eros, child of the gods!
who loves only beauty            and find it
everywhere





domingo, 21 de agosto de 2016

LLEGANDO A LOS OCHENTA


















Llegando a ochenta,
Aminoro la velocidad del barco,
Para un atraque seguro.
El barco fue maltratado,
Una vela rasgada, 
El timón a veces tambaleaba.
Difícilmente seamos una magnífica atracción. 
Fue una travesía larga
Atravesando tiempo, esfuerzos y triunfos,
Ochenta años,
De aprender qué queríamos ser
Y cómo convertirnos en eso.

Un día el barco se va a romper
¿Y entonces qué será de mí?
Sólo un respiro
Que se pierde en la nada
O un espíritu de aire y fuego
solo,
¿Liberado?
¿Quién sabe?
Saludanos en el aribo
Al viejo barco y y a mi,
Pero no podemos quedarnos anclados.
Pronto tenemos que zarpar
En la última travesía misteriosa
Que todos recorren
Hacia la muerte.
Sin mi barco ahí,
Deseame suerte.



May Sarton 


(Traducción: Marianela Leonardelli)


COMING INTO EIGHTY

Coming into eighty
I slow my ship down
For a safe landing.
It has been battered,
One sail torn, the rudder
Sometimes wobbly.
We are hardly a glorious sight.
It has been a long voyage
Through time, travail and triumph,
Eighty years
Of learning what to be
And how to become it.

One day the ship will decompose
And then what will become of me?
Only a breath
Gone into nothingness
Alone
Or a spirit of air and fire
Set free?
Who knows?

Greet us at landfall
The old ship and me,
But we can’t stay anchored.
Soon we must set sail
On the last mysterious voyage
Everybody takes
Toward death.
Without my ship there,
Wish me well.





May Sarton, seudónimo de Marie Eleanore Sarton (Belgica, 1912, 1996 -vivió en E.E.U.U).Cuando las tropas alemanas invadieron Bélgica,  en 1914, su familia huyó a Ipswich, Inglaterra , donde vivía la abuela materna de Sarton. Un año más tarde, se mudaron a Boston, Massachusetts . Ella fue a la escuela en Cambridge, Massachusetts, donde se graduó en la Cambridge High School  de América en 1929.Tomó lecciones en su  adolescencia, pero siempre continuó escribiendo poesía, llegando a publicar su primer libro en 1937, titulado Encuentro en abril. En 1945 conoció a su pareja durante los próximos trece años, Judy Matlack, en Santa Fe, Nuevo México . Se separaron en 1956, cuando el padre de Sarton murió y Sarton se trasladó a Nelson, New Hampshire. Miel en la colmena (1988) es acerca de su relación.  En 1990, sufrió un derrame cerebral, lo que reduce su capacidad para concentrarse y escribir. después de varios meses, ella era capaz de dictar sus diarios finales, en los que celebra las alegrías de su vida. Murió de cáncer de mama.






viernes, 19 de agosto de 2016

LUNA DE DICIEMBRE



















Antes de ir a la cama
Después de una caída de nieve
Miro hacia el campo
Que brilla a la luz de la luna,
Tan tranquilo, intacto y blanco.
El silencio de la nieve llena mi mente
cuando dejo la ventana.

Horas después, cerca del amanecer
Cuando vuelvo a mirar hacia afuera
Todo el paisaje cambió:
La superficie perfecta ya no está
Surcada y escrita,
Donde las criaturas salvajes deambulaban
Mientras la luna se elevaba y brillaba.

¿Por qué no ladró mi perro?
¿Por qué no escuché ningún sonido
en el piso bloqueado de nieve,
en la oscuridad tumultosa? 

Cuánto puede venir, cuánto puede salir
Cuando la luna de diciembre brilla,
Qué mundos de juegos nunca conoceremos
Durmiendo en una noche blanca y fría,
Después de una caída de nieve.



May Sarton (Belgica, 1912, 1996 -vivió en E.E.U.U, desde los 4 años)

(Traducción: Marianela Leonardelli)


DECEMBER MOON

Before going to bed
After a fall of snow
I look out on the field
Shining there in the moonlight
So calm, untouched and white
Snow silence fills my head
After I leave the window.

Hours later near dawn
When I look down again
The whole landscape has changed
The perfect surface gone
Criss-crossed and written on
Where the wild creatures ranged
While the moon rose and shone.

Why did my dog not bark?
Why did I hear no sound
There on the snow-locked ground
In the tumultuous dark?

How much can come, how much can go
When the December moon is bright,
What worlds of play we'll never know
Sleeping away the cold white night
After a fall of snow.



miércoles, 17 de agosto de 2016

UNA OBSERVACIÓN


















Los jardineros verdaderos no pueden soportar los guantes
Entre el toque firme y la raíz tierna,
Deben dejar que sus manos se llenen de nudos 
Mientras se mueven con una fuerte sensibilidad
Debajo de la tierra, entre las rocas y brotes,
Sin magullar o herir la fruta oculta.
Y así vi cómo las manos de mi madre se llenaron de cicatrices,
Ella, que podía sanar la planta o amiga herida
Con el mismo amor vulnerable pero riguroso.
Una vez me molestó ver su retorcida belleza,
Pero ahora su verdad me ha sido dada para vivir,
Mientras aprendo por mí mismo que debemos ser duros
Para movernos entre lo tierno con una mano abierta,
Y para permanecer sensibles hasta el final.
Pagar con un poco de dureza, para un mundo noble.



May Sarton (Belgica, 1912, 1996 -vivió en E.E.U.U, desde los 4 años)

(Traducción: Marianela Leonardelli)


AN OBSERVATION

True gardeners cannot bear a glove
Between the sure touch and the tender root,
Must let their hands grow knotted as they move
With a rough sensitivity about
Under the earth, between the rock and shoot,
Never to bruise or wound the hidden fruit.
And so I watched my mother's hands grow scarred,
She who could heal the wounded plant or friend
With the same vulnerable yet rigorous love;
I minded once to see her beauty gnarled,
But now her truth is given me to live,
As I learn for myself we must be hard
To move among the tender with an open hand,
And to stay sensitive up to the end
Pay with some toughness for a gentle world.




lunes, 15 de agosto de 2016

EL VINO DEL ATARDECER


























ISLA TORTUGA

Me despierto feroz esta mañana,
con ganas de amor y desayuno de campo.
Me apodero de la ciudad
abandonada a los pájaros como un
pueblo costero después de una tormenta,
y pienso en lo que queda:
un promontorio,
un refugio áspero al que visita
un cartero con la bolsa vacía
y juega a los dados en la penumbra de la cocina.

No espero nada del verano.
No espero nada del poema.
Hay que pintar esa puerta herrumbrada
y contarme algún cuento de cuando
los piratas eran serios, señores de palabra seca
y corazón ablandado comoo una ciruela 
dentro del jarro de ron.



Paulina Vinderman 




Paulina Vinderman. Poeta  y traductora argentina nacida en  Buenos aires, Argentina, en 1944. Ha sido incluida en numerosas antologías y muchos de sus poemas han sido traducidos al  inglés, al italiano y al alemán. Parte de su obra está contenida en las  siguientes publicaciones: "Los espejos y los puentes" en 1978, "La mirada de los héroes", en 1982, "La balada de Cordelia", en 1984, "Bulgaria",  1998, "El muelle", 2003, "Transparencias", 2005, "Hospital de veteranos", 2006. El vino del atardecer (El suri porfiado, 2008); "Bote negro" (Vaso Roto Ediciones, España - México, 2010); y "Ciruelo" (Alción Editora, 2014). 







sábado, 13 de agosto de 2016

LA EQUILIBRISTA



























A la memoria de Raúl Gustavo Aguirre


La equilibrista mueve su sombrilla
y su pie aletea sabiamente hacia adelante
y hacia atrás, hocico de luna dentro de su zapatilla 
con lentejuelas. 
Nadie sabe en las gradas
de sus ojos ahumados porque su amor ha muerto.
Y ella piensa, mientras los tambores
suenan lejanos desde el foso,
a qué regiones de trampa puede llevar
el dolor,
cuando la misma ceremonia de homenaje
ha de cumplirse
tanto si adelanta el pie sobre la cuerda
porque la vida espera
o si se deja caer, burbuja de color,
con la sombrilla cerrada como paracaídas inútil,
a un oscuro suelo, a su compasión.


(De: El vino del atardecer,
Ed. El suri porfiado, 2008)



Paulina Vinderman (Buenos Aires, 1944)





jueves, 11 de agosto de 2016

CAMPO QUEMADO


























Nada de todo esto se parece al miedo,
el miedo es un agujero donde uno se resguarda
antes de la acción.
Este vacío se parece al hambre, a una tierra quemada.
Veo, desde la ruta, un último hurón apresurarse 
a escapar, ningún pájaro queda.
Soy una mujer al borde de un camino, todos
mis gestos son los de partir.

Una vez bailé un vals en un hotel de lujo,
el mundo era rojo entonces, me sabía heroína,
ahora escribo sobre la heroicidad después de
lavarme la cara: alguna historia con buenos fracasados
en las márgenes del papel.

Con suavidad, empiezo a ajustar las señas bajo el humo.
Hay un saludo a nadie, o a un pájaro irreal
posado otra vez en lo que queda de una rama.
Inconsistente y neutra,
alzo los párpados desde una luminosidad que recuerdo,
como una actriz, antes de la representación,
en un teatro de provincia.


(De: "El vino del atardecer", 
Ed. El Suri porfiado, 2008)


Paulina Vinderman (Buenos Aires, 1944)








martes, 9 de agosto de 2016

CLAUDINE Y LA CASA DE PIEDRA


























PUNTO ATRÁS

      dos mujeres bordando en un jardín de piedra
      dos muujeres bordando
punto cruz punto atrás punto piedra
      dos mujeres bordando
punto cruz punto atrás punto piedra
punto cruz punto atrás punto piedra
      en un jardín de piedra dos mujeres
dos mujeres bordando dos mujeres
punto cruz punto atrás punto piedra
punto cruz punto arroz punto madre
punto madre punto atrás punto madre
      en un jardín de piedra dos mujeres
dos mujeres dos madres dos mujeres
dos mujeres dos niñas dos mujeres
punto atrás punto atrás punto atrás



PREGUNTAS

¿Quién es
esa mujer
la de nombre extranjero
que vuelve una
otra vez
pide una cama
un colador
un sueño
mientras yo vivo a oscuras
en mi casa de piedra?



MUJER ANTE EL ESPEJO

(Claudine ante el espejo)


dice Claudine frente al espejo,

-Voy a ponerme linda.

Linda, dice el prospecto
dicen las madres los maridos los peluqueros
las tías los amantes los dermatólogos
los pensadores las monjas los odontólogos

Lindas muy lindas
(cerrar la boca y abrir las piernas)

Lindas, dice el prospecto
(abotonarse amordazarse despedazarse sangrar
el cuerpo duro y el alma blanda)

¡Lindas! ¡Muy lindas!

-¿Y si todo fuera inútil? -gimen las hembras sacrificadas.


-Voy a ponerme linda -dice Claudine,
mientras tiñe sus labios con carbón.

Junto al espejo, en un jarrón de piedra,
Una rosa blanca se marchita. Sus pétalos caen,
leves,
sobre el mármol.




Silvia Arazi





Silvia Arazi, nació en Buenos Aires. Estudió Historia del arte en la UBA y canto lírico en el Instituto Superior del Teatro Colón. Se desempeña como cantante, actriz, poeta y narradora. Publicó Qué temprano anochece (Cuentos, 1998); La música del adiós )Novela, 2004); La maestra de canto (Novela, 1999), que fue traducida al alemán y al holandés y llevada al cine.Y, en poesía, publicó: "La medianera (Interzona, 2013) y Claudine y la casa de piedra (Ed. del Dock, 2015), de donde fueron extraídos los poemas que publicamos.





domingo, 7 de agosto de 2016

LOS PERROS TAMBIÉN SE VAN



























DURANTE LA CENA HABLAMOS DE TU VIAJE


Durante la cena hablamos de tu viaje.
Habías estado en un país tropical
rodeada de amigos que para distraerte
te llevaron a conocer lugares.
Habías quedado encantada con un boliche de samba
donde las parejas duraban sólo una canción.
Tu viaje y yo empezábamos a ser mundos diferentes,
sin embargo esa noche al plato lo compartimos.
En un momento tuve que ir al baño.
Hacer pis en el baño de un bar tensando las piernas
para no apoyarme en la tabla y leer los graffitis.
Uno decía Juan te amo, Clara.
Cundo volví me preguntaste qué me pasaba.
Yo pensaba en el graffiti
pensaba que probablemente los mensajes de amor
no eran más que eso:
garabatos muy tenues sobre la puerta de baño de un bar.




ME PEDÍS QUE TE ATE EL PELO

Me pedís que te ate el pelo.
Con el inicio del viento y los álamos
balanceándose cerca del muelle
decís: "Haceme un peinado".
Tomo tu cabello como a un racimo de uvas.
Como a uvas de una naturaleza muerta
entre seguir mirando y atacar
hundo mis dedos en tu pelo,
lo envuelvo con mis manos.
Ahora queda libre tu nuca
y tu columna vertebral
es el camino de una gota.
Hasta disolverse, esa gota de agua
recorrerá tu espalda.
Es un descenso que estremece.
Entonces suelto tu pelo y te abrazo quién sabe
si por primera o  por última vez.




LO RÁPIDO QUE PASABAN LAS VACAS Y EL CAMPO

Lo rápido que pasaban las vacas y el campo.
Tuve que subirme a la parte de atrás de la moto
para descubrir eso
que a la velocidad del movimiento la íbamos inventando.
Salimos con el sol a la altura del horizonte.
Cada tanto soltabas el manubrio para señalar los carteles
las letras blancas sobre el fondo verde de los pueblos vecinos.
Mis dedos se entrelazaban entre sí y tu ropa.
A más de cien kilómetros por hora
los mosquitos comenzaron a ser agujas.
El sol permanecía a pesar de lo demás
que iba, en cambio, convirtiéndose en manchas. 
Y como esas cámaras que logran captar el movimiento,
pude notar que el árbol era también una línea,
que la vaca era también una línea,
que cada cosa era mucho más que esa cosa
y que nosotros también iríamos dejando un rastro.




Verónica Yattah





Verónica Yattah, poeta argentina (Buenos Aires, 1987). En 2009 publicó Ella salta la espuma de las olas (Ediciones Del Dock) y en 2013 Allá es mañana (Editorial Funesiana). Participó en la antología de cuentos del concurso del Fondo Nacional de las Artes en 2008, y en la Antología 2013 de El Rayo Verde. Desde 2012 realiza entrevistas sobre los procesos creativos para su blog Sigamos Tramando 
(www.sigamostramando.blogspot.com.ar).






viernes, 5 de agosto de 2016

MI MENTE ES COMO UN dj MALO






















AYER fui a lo de Agustina y hablamos sobre el trabajo. Ella me comentaba que trabajaba nueve horas, llegaba a su casa y lo único que hacía era dormir diez horas. Esa era su rutina de todos los días. Después de una semana así, se preguntaba si realmente tenía sentido vivir o trabajar. Le parecía una locura. Yo siento lo mismo. En el fondo sé que pertenezco a la clase trabajadora y que por eso me pasa lo que me pasa, pero no me conformo.


***

MIENTRAS IBA EN EL COLECTIVO me pregunté: ¿y si mejor no escribo nunca más? ¿Para qué escribir? ¿Para quiénes? Pensé en eso durante algunos minutos, inmediatamente se me ocurrieron posibles relatos. Uno es sobre una chica que adopta una estrella de mar como mascota. La madre le advierte del peligro, pero a ella no le importa porque le encantan las estrellas de mar. Primero, cuando la estrella de mar es bebé, la mete en un vaso de agua. La estrella comienza a crecer, entonces compra una pecera. Sucesivamente, la chica compra recipientes más y más grandes. Un día sueña que la cama está mojada y siente una textura rugosa y áspera tocando su piel. Se levanta y ve que la estrella de mar durmió con ella en la cama, y murió, porque no tenía agua. Es una estupidez pero lo inventé en el momento. Es imposible no escribir nunca más.


***

HOY es un día muy importante porque me dieron el mejor consejo de mi vida: "Flavia, si hay algo que no tenés que tener en esta vida es miedo, porque es el peor enemigo del mundo". ¿Miedo a qué¿ No sé, a escribir mal, por ejemplo. Y después de esto, ya no tuve miedo a nada ni a nadie. Fui feliz por un rato largo, hice mate y todo. Leí los poemas que más me gustan de un libro de Viel Temperley y después leí un poema de Ashbery sobre perros de la playa. Justo hoy pensé en los perros que se tiran a tomar sol y parece que estuvieran muertos. De repente me acordé de todo lo que tenía que hacer para mañana, y que no podía estar solamente leyendo poemas, pero no me importó. Las responsabilidades me tienen cansada, la verdad, no me importan. Mañana voy a improvisar en todos lados, a pesar de que me levante temprano y tenga que trabajar. 


***

ME ABURRE KEITH JARRETT. Parece música de hotel, no la entiendo. No sé por qué mi papá pone Keith Jarrett a las doce de la noche. No quiero. Quizá pone esa música porque fue de la FEDE cuando era joven. En la FEDE educaban a los chicos de una forma determinada y no podías escapar de eso. Era una formación que englobaba muchas cosas extrañas: marxismo y rock, Kafka y marxismo; o Neruda y Marxismo, o Kafka y música del altiplano con la Unión Soviética. Son cosas que juntas parecen raras. Sin embargo, mucha gente está formada así. Hay mucha gente como mi papá en todas partes. Yo no estoy comprometida. Milito para mí misma, quizás milite para la poesía de alguna manera. Me gusta leer pequeñas ideas -no grandes tratados-; siempre disfruté la escritura en fragmentos. Me gustan los fragmentos cuando encapsulan ideas chiquitas.




Flavia Garione




Flavia Garione nació en Capital Federal en 1990. Publicó algunos de sus poemas en El muchacho de los helados (2011, Buenos Aires) y en Metrópolis (2010, Guadalajara). Algunas de sus publicaciones son Museo Local (2012, Sacate el Saquito), y Mi mente es como un dj malo (2014, Neutrinos). Administra el blog tengogatitosbebes.blogspot.com. Participa en la organización de Festival de poesía, de acá, Mar del Plata y codirige el sello editorial Luz Mala. Recientemente creó el  sello Honesta que se dedicará a publicar a poetas jóvenes.





miércoles, 3 de agosto de 2016

INDOR (2)





Éramos pocos
y entre nosotros
el viento cerró las puertas

no había 
rencores que guardar
ditancias
hasta que

papá quiso reinar y dividió
el día de la noche
los tallos de las venas
abiertas las bocas exhalaban sus vapores 
más pesados que el aire
descendimos 
del árbol contando hojas en blanco

no
dijo mamá
voy a
y descansó
y pasó el tiempo
y pasó
la corriente de una habitación a otra


*****

Alrededor de la fruta
más blanda
madura
el mismo enjambre
la única distracción

en la construcción familiar está
prohibido
sacar los miembros por la ventana.


*****

¿Qué soñó? pregunté
en medio de la obra
a medias habitada
sentí pasar el viento que todo lo vacía
y mi copa tembló
a la altura
de un gesto en tensión



Andrea López Kosak



Andrea López Kosak, Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, Argentina, 1976. Estudió Psicología en la Universidad Nacional de La Plata. Publicó Bailar sola (colección Chicas de bolsillo, EDULP 2005), La Tarea (Manual Ediciones, Rancagua 2011), Le dan hueso (Editorial Cinosargo 2012), Leva (Editorial Literal, Méjico, 2014) e Indor (El ojo de mármol, 2015). Poemas suyos integran las  antologías: Arte Joven 2025 (Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires); Antología 2009 de la Biblioteca Nacional; IV Antología Ediciones Ruinas Circulares, 2012; Tea Party (II) Muestra dinámica de Poesía Latinoamericana, Cinosargo Ediciones, 2013; Cavar galerías, micro antología poética bahiense, Ediciones FIU 2014. 


ATENCIÓN: Los lectores que lo deseen pueden leer una muestra mayor de los poemas de Andrea de este mismo libro INDOR,  clickeando su nombre, ya que los publiqué en 2014, cuando todavía era inédito; también encontrarán una selección de los poemas de su libro LEVA.




lunes, 1 de agosto de 2016

SIETE CUEROS



























AMA DE LA GEOMETRÍA Y DE LOS COLORES FRÍOS

Tomo alcohol en la piragua

y dispuesta a ultrajar recito y aúllo

susurro puteríos y mentiras en su oído.

Exploro su culo con los dedos y con las uñas.

Le rocío una vodka.

Lo prendo.




LA CHICA Y YO

Limpiar, cocinar y nunca comer.

Mujer con forma de líquido calentito que se derrama.

O de un animal pequeño, quebrado, lerdo

atada de pies y manos

atada a algo vertical o bien horizontal

o colgada

colgada podría ser como I o como Y o como X.




HUIR DE VOS

Linda la tarde lluviosa

el licor verde, en la heladera Siam casi vacía

botellas etiquetadas envejecen su contenido

me provocan, porque quiero quedarme acá

entre las plantaciones del litoral

pero me voy en cuanto pare de llover.




TOMILLO



Cuando la primavera

derrite la nieve del cactus

volviéndola leche batida y espumosa

me gusta pasear en bicicleta y hablar

con gente que no conozco.

Cómo me gustaría

que estas notas

suenen como las tuyas

y germine la semilla de la tarde

en que me vacié.


***

En la cadena nocturna donde todos devoran

leo en tus ojos el deseo de otras hierbas

que brotan y se abren, silvestres y agrietadas

redondas y con púas.

Acostada en almohadones, levantás los brazos

para decir que comprarías las cuerdas y el palito guía

para que el amor no crezca descarriado.


***

Si se junta tomillo

cuando el sol raja

hay que saber distinguirlo

del falso tomillo que siempre

está encima de él

y es más grande.


***

Miro entre tus piernas la forma oval

y de color rosado, muy convexa

en la parte superior y plana en la inferior

con la boca reducida a una raja que a veces tiene

dos o tres manchitas negras, rojas, casi marrones.





María Fernanda de Broussais





María Fernanda de Broussais nació en Buenos Aires, en 1972. Es Licenciada en Artes Visuales con orientación en Grabado y Arte Impreso. Profesora de artes plásticas. 
Profesora y coreógrafa de danzas folklóricas. Ha participado en muestras de arte en numerosas Galerías y salones.Ha realizado deversas performance, danza teatro, acrobacia, danzas folclóricas, malambo con látigo y boleadoras, etc. Ha participado como bailarina de tango en una película de Sebastián Borensteis y en el 7mo. Encuentro de Poesía Visual, Sonora y Experimental, “Objeto”, en Centro Cultural  Recoleta. La selección de poemas que presentamos pertenecen a su libro “Siete  Cueros”, Ediciones Lamás Médula abril/mayo 2014, “La Cactus Colection", 2006. 






sábado, 30 de julio de 2016

LA LUZ NO SE CORTA COMO EL PAPEL



























La luz no se corta como el papel
que está sobre la mesa
o en el piso, así desfigurado
como lo dejamos.
La luz no, ya no existe en esta casa
al menos por un rato, inestimable.

La luz no se corta como el papel
¿Y si lo hiciera?
¿Sería un trozo liviano como esta hoja?
¿Caería sobre el suelo 
así sin hacer ruido? ¿Y ahí 
distante de mis manos
se quedaría?
La natural, que igual se compra
entra ahora por la ventana
y se pierde
entre los muebles de la casa.
Nos ayuda a encontrar todas las partes
de papel trasfiguradas. 
Entonces es verdad
que la muerte mora en lo oscuro
y con la luz viene la vida.

Los niños duermen su siesta,
nosotras barremos la sala.
Juntamos los envoltorios de caramelos,
los glasés, los diarios, las revistas.
El sol se va a apagar un día —decís
mirando afuera.
No vamos a estar. ¿O sí?
¿Y qué sería
si la luz no se cortase ya
ni siquiera como ahora, por un rato?



YERRO

Está mirando las ventanas todas iguales
una antena que parpadea
el trascender de la calle.
Todo lo dicho en la memoria
todo el poder de la palabra
sobre la imagen,
de la imagen sobre la emoción,
de la emoción sobre él 
ahora —se da cuenta.
Detrás del alambrado, las manos
se aferran algo frágiles
a lo tenue
a lo disperso. 
Muestra la espalda, sale.
Reconocer que nos equivocamos
no es nada fácil.



ARAÑAS

Esa inmunda costumbre
de pegar los pelos como madejas
en los azulejos de la ducha.
Cuando estoy sin lentes
son arañas inmóviles que entretejen
el agua que cae desde mis pechos hasta mi pubis
—áspera se me hace. No me gusta
que me miren mientras me baño.



UNA SECUENCIA TRAS OTRA

Las alarmas son el problema de nuestro tiempo.
Las alarmas, las sirenas, las bocinas, en fin
todo lo que suene estridente de manera continua
cualquiera sea el patrón. Se entiende
ahora que lleva 30 minutos sonando
una alarma de la cuadra
va por el quinto motivo, aún no repite la secuencia.
Que es un piiii piiii piiii 
no tiene sentido que lo diga
y cuando pare
—que sea pronto 
va a pasar una moto y el humo 
se va a escupir entrelazado al ronquido
débil, fuerte, débil, fuerte
—otra secuencia
una vez más
somos nosotros
una secuencia tras otra, irrefrenable.
Alguien que no conocí tuvo un sueño
lo repitió, lo repitió, lo repitió, lo repitió
y todo lo que se había creado
sucumbió al mecanismo.
No hay creación, ya no busques.
Este es un mundo de réplicas.




Aixa Rava





Aixa Rava nació en Río Grande, Tierra del Fuego, en 1982. Ha publicado sus poemas en antologías, como el Sexto Encuentro Literario Internacional (CEN Ediciones, 2005) y sus microrrelatos en la sección “Cuentos Pulgares” de la Revista eSe (Rosario, 2010). Desde 2013 colabora como redactora y cronista para Revista Kundra y para el portal cultural aires Digital. Es Profesora en Letras egresada de la UnCo (Neuquén) y Profesora de español como Lengua Extranjera por el Instituto de Enseñanza Superior N.º 28 “Olga Cossettini” (Rosario). Se desempeñó como docente de nivel medio hasta el año 2010, en el que decidió dedicarse por completo a la corrección de textos y a la escritura. Su primer libro de poemas, Barda (2014), forma parte de la colección Pippa Passes de la editorial Buenos Aires Poetry. Los poemas que presentamos pertenecen a su segundo libro de poemas La luz no se corta como el papel (2016).